"Si se quiere mejorar las pensiones hay que hacerlo sobre la base de ingresos generales de la Nación y no cobrando un impuesto específico a los trabajadores"

 Home / NOTICIAS / "Si se quiere mejorar las pensiones hay que hacerlo sobre la base de ingresos generales de la Nación y no cobrando un impuesto específico a los trabajadores"

"Si se quiere mejorar las pensiones hay que hacerlo sobre la base de ingresos generales de la Nación y no cobrando un impuesto específico a los trabajadores"

Revista Libertad y Desarrollo

 

El economista plantea una serie de propuestas que van en beneficio de los cotizantes, y asegura que hay que concientizar a la sociedad de lo principal: no hay sistema de pensiones sin ahorro.

 

 

¿Cuáles son en su opinión las principales falencias del sistema de pensiones vigente?

Las principales falencias del sistema de pensiones en Chile, a mi juicio, son dos. Una es que a pesar de que fue pensado para que fuera universal, para que todos los trabajadores chilenos participaran en él, la verdad es que no ha sido así y han sido los trabajadores dependientes, con contrato, los que han participado en el sistema. Muchas veces se habla de las lagunas previsionales y se asocian al desempleo, pero la verdad es que la mayor parte de las lagunas previsionales de la gente tienen que ver con haber trabajado formalmente, haber cotizado y después haber trabajado como independiente y sin cotizar. El principal elemento es que no ha sido algo universal, no todos los chilenos han cotizado ni tienen conciencia que esa cotización debe hacerse en forma continua, ya sea que estén en forma dependiente, independiente, etc.

El segundo punto es que creo que hay un nivel de cinismo muy grande en nuestra sociedad y nos cuesta reconocerlo. Y es la cantidad de gente que tiene ingresos mucho mayores de los que declara, ya sea porque hay un arreglo entre empleador y empleado, o porque el empleado presiona para que así sea, exige que se le cotice por un mínimo para no perder los beneficios sociales que entrega el Estado. Esto podría ser algo mínimo, pero revisando la presentación que hizo Klaus Schmidt Hebbel en la Comisión Bravo, él habla de que cerca de un 25% de los trabajadores en Chile estarían subdeclarando los ingresos que efectivamente obtienen.

Eso es algo muy común en las trabajadores de casa particular, en los trabajadores en el campo y en el Estado de Chile, que contrata a una enorme cantidad de gente con boleta y que ha fomentado la subdeclaración o la no cotización. Por eso hablo de un cinismo grande, porque los gobiernos rasgan vestiduras frente a un sistema que no funciona y el mismo Estado es un promotor de lagunas y subdeclaraciones.

 

¿Cómo se puede corregir eso?

La ventaja de esto es que es más fácil de corregir que cambiar las edades de jubilación o las tasas de cotización. El tema de la subcotización, como todos los problemas en la vida, requiere del garrote y la zanahoria: tiene que tener una supervisión mucho más fuerte pero también dar o alinear ciertos incentivos para que la gente efectivamente no subdeclare. Requiere gestión y supervisión, y una "pensada" mucho más al detalle que lo que se puede hacer en un proyecto de ley.

 

En ese sentido, ¿Qué le parece el anuncio del aumento del 5% en la tasa de cotización?

No digo que no sea importante cotizar más, pero creo que uno no puede poner la carreta delante de los bueyes, hay que atacar los problemas de estructura primero y después pensar en los otros.

 

¿Está usted de acuerdo con que lo recaudado se destine a un Fondo Solidario?

La Presidenta en su discurso fue súper clara en decir que el 5% va a un Fondo Solidario. Ha sido el Ministro de Hacienda el que ha matizado esa propuesta. Pero independientemente de cuál sea el caso - si va a cuenta individual o Fondo Solidario - lo que a mí lo que no me gusta de este 5% es que se le va a cobrar a los trabajadores dependientes, con contrato y que cotizan. Hay 10 millones de afiliados y sólo 5 millones cotizan, y además, lo van a pagar en un porcentaje más alto las personas de clase media - aquellas con rentas entre $ 400 y $ 500 mil y el tope imponible de $ 1,7 millones- a quienes sus empresas el día de mañana, van a subirles menos el sueldo. Le estamos poniendo un impuesto a un grupo de trabajadores de clase media para el beneficio general de los trabajadores de Chile y eso me parece un muy mal diseño, es un diseño regresivo, porque los trabajadores de mayores ingresos pagan porcentajes más bajos.

Si se quiere mejorar las pensiones de la forma como lo está planteando la Presidenta, hay que hacerlo sobre la base de ingresos generales de la Nación y no cobrando un impuesto específico a los trabajadores. Eso requeriría disminuir gastos en otras áreas como educación o gastar mejor - como disminuir los US$ 250 millones que se gastan al año en el Transantiago por concepto de evasión-.

Para Valente, las empresas más perjudicadas serían aquellas intensivas en mano de obra, como las agrícolas y de servicio. E incluso el Estado, quien tendría que desembolsar cerca de US$ 1.000 millones para poder hacer frente a esto.

 

¿Fortalecer el Pilar Solidario es una alternativa para mejorar las pensiones?

Efectivamente el Pilar Solidario, que está desde el inicio, se puede ir fortaleciendo. El gasto del Estado en este concepto es del 0,7% del PIB, uno podría ir avanzando en hacer crecer eso. Los países europeos tienen 9% del PIB, pero son más ricos, y han ahorrado menos. La gracia es que nosotros hemos tenido un sistema de ahorro.

Creo que mantener los incentivos al ahorro es muy importante porque al final la única forma de pagar buenas pensiones es que todos ahorremos para obtenerlas. El problema de subir mucho el Pilar Solidario es que si bien obviamente tiene el sentido solidario, tiene el desincentivo del ahorro y por eso hay que tener cuidado en cuánto lo aumentamos.

 

¿Qué responsabilidad tiene la industria en este tema?

Las AFP son parte del engranaje, por lo tanto, acá obviamente como actores de la industria uno siempre tiene que ser activo e ir viendo los problemas. Yo creo que el error de las AFP es que si bien fueron proactivas en proponer cosas, siempre lo hicieron en una relación bilateral con las autoridades, sin socializarlo, no se hicieron parte del clamor más amplio.

Llevan años haciendo propuestas y de hecho se han hecho varios cambios al sistema. A mí me tocó participar de la creación de los multifondos que han sido muy exitosos. Faltó incorporar a la sociedad, sobre todo desde el punto de vista de hacerla entender que no hay un sistema de pensiones adecuado si no hay ahorro.

El economista asegura que hay otros temas que también están en deuda, como el tema de las comisiones. "Acá el cobro se hace de acuerdo al salario y eso genera ciertos incentivos que, a mi juicio, desalinean. Uno de ellos es que tu cliente preferido como AFP pasa a ser una persona con poco saldo y alto ingreso, por lo tanto, una persona joven y exitosa. Si hubieses tenido un sistema en el que cobras respecto del saldo, inmediatamente tu cliente importante pasa a ser la persona mayor, que tiene bastante más conciencia del producto que le estás vendiendo, porque lo va a ocupar luego, se va a pensionar más rápido. Haber alineado los incentivos de tal modo que el cliente preferido de las AFP fuera una persona de más edad es algo que quedó en deuda y debió haberse hecho", asegura.

Valente propone además otro cambio, un poco más estructural, al sistema. Y es que a raíz de las críticas que se hacen a que la industria concentra en muy pocos las decisiones de inversión, propone entrar en el esquema en el que muchos endowments en el mundo funcionan: que las AFP dejen de manejar directamente su cartera de inversiones, y las liciten entre muchos otros administradores, incluso extranjeros. Para él, los beneficios son 3: los precios serían competitivos porque van a estar abiertas las licitaciones de las distintas carteras; se eliminan todas las suspicacias respecto al poder político de las AFP y se transparenta para el afiliado el costo efectivo de la administración de la AFP. "La AFP sigue cobrando a los afiliados por manejarles sus cuentas, por darles sus beneficios, pagarles las pensiones, por decidir qué acciones tener, pero no son las que manejan directamente la plata", explica.

Con esto también se elimina la controversia respecto al pago de comisiones a las AFP cuando las rentabilidades son negativas. "La propuesta de eliminar ese cobro cuando las rentabilidades sean negativas es pésima. Lleva a que los portafolios que manejan las AFP estén todas en renta fija de corto plazo, que tiene menor rentabilidad y los efectos sobre la pensión a futuro de los pensionados va a ser mucho mayor que al problema que estamos tratando de solucionar. Acá el tema es mucho peor que la enfermedad. De nuevo la solución es rápida, mal pensada e improvisada", señala.

 

¿Se necesita mayor competencia? ¿La entrada de una AFP estatal va a solucionar en algo esto?

La entrada de una AFP estatal no va a solucionar en nada e impone un riesgo enorme a que las pensiones finalmente se politicen. Al final, te das cuentas que las empresas privadas tienen que hacer una buena gestión para que haya gente dispuesta a ponerles plata para su crecimiento y desarrollo. El problema con las empresas del Estado es que tú no necesitas convencer de que vas a hacer una buena gestión, simplemente necesitas convencer a algunos políticos de que desde el punto de vista de los objetivos políticos, de que haya plata para ello, y eso distorsiona todo, sobre todo cuando tenemos un sistema de licitaciones, en que existen incentivos para ganar las licitaciones sin importar los precios. En la capitalización que se está pidiendo ahora de TVN de US$ 100 millones, no he visto ningún análisis de la rentabilidad que va a tener esa plata. Esos US$ 100 millones que le vamos a meter a TVN no se han puesto sobre la mesa con un plan de negocios, sólo se usa el argumento de que es bueno que exista un canal estatal y por eso hay que ponerle US$ 100 millones. La misma lógica se usaría para la AFP estatal y con eso arruinaste la competencia en el sistema.

 

También se habla de unificar las tablas de mortalidad de hombres y mujeres

En el tema de mujer vs hombre, de nuevo hay un tema de sociedad cínica en la cual nadie se atreve a decir que si tú cotizas menos años, probablemente vas a tener una menor pensión. Decidamos como sociedad que las mujeres tienen un rol especial dentro de ella, porque al final si queremos que este país siga teniendo niños, las mujeres tienen una laguna previsional más grande porque son madres y objetivamente quedan fuera del mercado del trabajo por más tiempo. Pongamos las cartas sobre la mesa y digamos las cosas como son: las mujeres efectivamente se jubilan a los 60 y van a tener menos pensiones que los hombres, a menos que como sociedad les reconozcamos este rol especial. Por qué no darle un subsidio especial, premiarlas por su esfuerzo y que aquellas que decidan trabajar hasta los 61, 62, 63 años reciban desde el Estado plata adicional a la que está poniendo. Con eso se solucionan varias cosas: no se obliga a nadie a jubilar a los 65 años, se premia el esfuerzo adicional y ese peso pagado por el Estado tendría un doble beneficio porque por un lado, se junta con los pesos adicionales que pondría la mujer que sigue trabajando y al haber trabajado, disminuye los años en los cuales necesita pensión.

 

¿Y qué piso tendría una propuesta de este tipo?

Eso me llama la atención, por qué las propuestas no son un poco más pensadas, un poco más centradas en los incentivos que generan y no respondiendo al clamor de la calle, muy improvisadas. De nuevo volvemos a lo mismo. Las soluciones tienen que ser con un premio al ahorro, fue parte del diseño original y nadie lo está viendo como el principal tema que hay que atacar, que es premiar el ahorro.

VER ANTERIORES
  •   Av. El Golf 99, Piso 12 - 14
  • Las Condes, Santiago - Chile
  • (56-2) 2 495 8800
  • info@econsult.cl