“La reacción del ministro Valdés es una advertencia: No está dispuesto a todo”

 Home / Publicaciones / “La reacción del ministro Valdés es una advertencia: No está dispuesto a todo”

“La reacción del ministro Valdés es una advertencia: No está dispuesto a todo”

La Tercera

Aunque el economista ha sido uno de los críticos del jefe de las finanzas públicas, esta vez no duda en respaldar su arremetida frente a las que califica como “falsas e irresponsables” declaraciones de la ministra del Trabajo, Alejandra Krauss. Ese impasse, advierte, sumado a la polémica con el ex presidente del Banco Central, Rodrigo Vergara, evidencian la falta de liderazgo de la actual administración.

El economista y socio de Econsult, José Ramón Valente, integra nuevamente un equipo de profesionales abocados a que el ex Presidente Sebastián Piñera vuelva a La Moneda. Confía en que el empresario será la carta con que la centroderecha regresará a Palacio y que la centroizquierda definirá su opción sólo en la recta final de la carrera. 

Pese a que su nombre suena como eventual ministro de Hacienda si Piñera llega al poder, Valente estima que aún es “extremadamente temprano” para hablar de cargos, aun cuando sostiene que el ex mandatario está siendo percibido como quien retomará la agenda de progreso de llegar al Ejecutivo. “Hoy, lo que hay que hacer es trabajar mucho para interpretar lo que la gente quiere y el país necesita”, dice Valente.

Recuperar una buena conducción política y en particular las riendas de la economía es el tema que, en su opinión, se eleva como urgente para la agenda nacional, y la prueba de eso, asegura, es el duro escenario que en los últimos días enfrentó el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, esta vez desde palestras impensadas.  

El lunes, el jefe económico abrió la semana envuelto en una polémica con el ex presidente del Banco Central Rodrigo Vergara, a quien respondió las críticas que hizo respecto de minimizar, como autoridad, el efecto que han tenido en la economía local las reformas impulsadas por la administración de la Presidenta Michelle Bachelet y responsabilizar a otros factores, externos, la desaceleración que enfrenta el país.

El jueves último, sin embargo, sumó otro impasse, casi inédito en la historia de los gabinetes de los últimos 30 años. Con una declaración pública enviada a los medios, Valdés calificó como “imprudentes” los dichos de la ministra del Trabajo, Alejandra Krauss, quien en horas de esa mañana confirmó que la propuesta previsional del Ejecutivo excluía a las AFP de la administración del excedente de 5% de cotización legal planteado por el gobierno como eje para un acuerdo nacional de reforma al sistema de pensiones.

Valente es uno de los economistas que ha criticado públicamente al jefe de Hacienda y no pocas veces, pero esta vez recalca que lo apoya incondicionalmente en la forma, mas no en el fondo: “Las declaraciones de la ministra Krauss pueden generar desconfianza y hacer que cualquier acuerdo o acercamiento que hubiese logrado el ministro Valdés tal vez se caiga”, fustiga.

“Un proyecto que tiene consenso amplio siempre es bienvenido; uno que sólo pretenda ganar apoyo político de grupos radicales que salen a la calle y con eso pensar que pueden captar votos para que le vaya mejor en las elecciones es un mal proyecto para Chile. Si ese es el caso, mejor no enviarla”, añade.

En su opinión, la disputa entre los ministros “revela una gran debilidad del gobierno y pareciera que el futuro personal de cada uno de quienes lo integran es más importante que la labor que desempeñan”.

¿En qué posición queda el ministro Valdés tras este nuevo impasse?

Lo que pasó tras el rechazo a Dominga y el impacto que eso tuvo en la figura de Valdés no es independiente de lo que ocurrió con la ministra de Trabajo. Dominga es un proyecto que él y su cartera habían apoyado, pero a última hora unos parlamentarios y movimientos políticos le doblaron la mano y quedó bastante mal. Prefirió callar y ser leal con su partido (PPD), con su gobierno. Pero que ahora otro ministro salga a hablar en un tema que le encargó la Presidenta Bachelet le debe haber dolido mucho, y dadas las críticas que recibió por no levantar la voz en el caso de Dominga -fui uno de ellos- esta semana reaccionó como lo hizo.

El oficialismo no esperó para criticarlo…

Ahora lo acusan de desleal, porque los trapos sucios se lavan en casa. Pero las cosas siempre tienen límites y en este caso le testearon el límite. Su tienda política y sus pares en el gobierno están siendo tremendamente duros con Valdés, lo están dejando solo, muchas veces buscando mostrar su falta de apoyo político. Esto es un desorden inaceptable en el gobierno.

¿El tono contra la ministra Krauss evidencia un quiebre mayor en el gabinete? También tuvo discrepancias con la ex ministra Ximena Rincón…

 Esto muestra la pérdida de paciencia del ministro Valdés, que está haciendo sus mejores esfuerzos por tratar de consensuar un proyecto de pensiones, que ya es difícil, con opiniones tan distintas entre los técnicos y sobre todo al interior del propio Ejecutivo.

¿Qué le parece que el gobierno haya optado por excluir a las AFP de gestionar la cotización adicional de 5%?

Como dijo el ministro, esta es una posición que se debe plantear y luego negociar. Si bien la postura es errónea, es aún peor el tono con el que la ministra Krauss se expresó. Está demonizando a las AFP y se hace parte de la campaña de desprestigio de un sistema que podrá tener muchas fallas, como tienen todas las instituciones, pero que ha manejado las cuentas individuales de los trabajadores con muy buenas rentabilidades.

La ministra no tiene esa opinión.

La ministra Krauss revela bastante ignorancia sobre la verdadera función que han tenido las AFP al decir que están en muy mal pie y que han hecho un mal trabajo. Además, está poniendo el peso de la prueba de las bajas pensiones que muchos chilenos reciben sobre las AFP, cuando existen otros factores, como lagunas previsionales, independientes que no cotizan, salarios muy bajos en el pasado, una tasa de ahorro insuficiente, por nombrar algunos, que técnicamente explican el porqué las pensiones son bajas.

¿Marginar a las AFP es una decisión técnica o un guiño al movimiento No+AFP?

Hacerse parte de la voz de la calle, que juega con el desconocimiento de la gente y sus emociones, no es propio de una ministra. Si se está en ese cargo es para poner sensatez, pausa y acallar los eslóganes que no corresponden. Ella justamente hace lo contrario e incendia la pradera con sus declaraciones.

A su juicio, ¿debería renunciar?

Esta es una irresponsabilidad muy grande, primero, porque es falso lo que dice, “que el sistema esté quebrado”, y segundo, porque en boca de una autoridad una irresponsabilidad como esa es grave. Más que creer que la ministra tiene que renunciar, si existe algo de dignidad todavía en el gobierno, debiera ser desvinculada de sus funciones por decir una falsedad como esa. Con toda razón el ministro Valdés salió a contestar.

La ministra ha recibido apoyo, en todo caso.

Lo más triste de todo es ver cómo parlamentarios en ejercicio y ex ministros apoyan a la ministra en sus declaraciones, sabiendo que no es correcto lo que dijo y, en el fondo, debilitando aún más al gobierno, al intentar anotarse un pequeño triunfo pensando en su proyección política.

Rincón también la apoyó y dijo que Valdés debe recordar que los ministros son pares.

La ex ministra Rincón no es independiente, porque confrontó al ministro Valdés y de alguna manera está ‘llorando por la herida’. Cuando critican a Valdés hay que recordar que él tiene lealtad, por una parte, con su país, el gobierno y sus convicciones; y por otra, con sus correligionarios políticos y sus colegas ministros. En este caso, puso todo en la balanza y prefirió hacer y decir lo que es correcto para el país, para el propio gobierno que él representa y lo que contribuye más al debate desde el punto de vista más bien técnico, lo que no hizo la ministra.

¿Pero no cree que Valdés erró en el tono?

Así como he estado en desacuerdo con el ministro muchas veces, en este caso estoy plenamente de acuerdo con él, no por el fondo, sino porque lo que está ocurriendo no contribuye al debate, al ánimo del país.

El lío con el ex BC

¿Piensa igual respecto de cómo respondió a las críticas de Vergara?

Ese es un tema más bien de énfasis. Vergara dijo que la conducción de este gobierno y las reformas tienen un efecto importante en la economía y que le pareció que los ministros Valdés y Eyzaguirre estaban minimizando eso. Valdés respondió, aclarando que nunca ha negado que hay un efecto. Por eso la polémica fue un poquitito artificial.

Si es así, ¿por qué economistas como Andrea Repetto o Eduardo Engel salen a cuestionar a Vergara?

Salieron más en una defensa de amistad con Valdés al verlo relativamente débil, atacado, haciendo su mejor esfuerzo, en una posición difícil. Pero no han dado argumentos técnicos contra lo dicho por Vergara.

¿Cree que su intervención es más como economistas de la Nueva Mayoría?

Ese es otro punto, porque al hacerlo de esta forma olvidan mencionar que ellos han sido grandes partidarios, quizá no ahora, pero hace poco tiempo, de las mismas reformas que han creado esta incertidumbre. Andrea Repetto estuvo entre quienes propusieron la reforma laboral y la tributaria. Por eso recordé que olvidan mencionar eso.

Así y todo, ¿Vergara se equivocó en hablar a tan poco de dejar el Central? La tradición es que los ex presidentes no fustigan públicamente a quienes fueron contrapartes…

Vergara no está cuestionando su gestión, sino lo que debe hacer en adelante. El ministro Valdés está poniendo énfasis en las reformas estructurales, Vergara dice que también hay que poner énfasis en la conducción de este gobierno, en la incertidumbre que han creado las reformas y en las que a futuro se pueden plantear como, por ejemplo, lo que estamos viendo ahora. La crítica de Vergara se hace más patente con lo que ocurrió con la ministra Krauss. Eso es lo que exactamente quiere hacer ver: que factores internos les restan confianza a la gente y a las empresas para invertir en Chile. Eso queda demostrado con lo que pasó esta semana.

¿Hasta dónde la reacción del ministro puede ser un tapaboca a la crítica de Vergara?

No es un tapaboca, sino todo lo contrario. Es el ministro haciéndose cargo de las críticas que se le hicieron por estar demasiado callado y no ser más claro en la defensa de sus ideas y de una buena conducción. Al revés, con esto Valdés fija una posición, diciendo ‘estoy dispuesto a cierto nivel de descontrol, pero no a todo, y si me van a hacer un encargo, déjenme trabajarlo, y si no me van a dejar, déjenme salir por la puerta ancha’.

¿Es una advertencia entonces?

La reacción del ministro Valdés es más bien una advertencia: no está dispuesto a todo y su paciencia tiene límite. Busca decir que se le pone coto al desorden interno o la verdad, ‘no cuenten conmigo’. Sabe que al hacer una crítica frontal, un parelé a la ministra, generaría una discusión política. No es tan ingenuo para pensar que no iba a ocurrir. Lo que uno debe leer es el mensaje de Valdés: ‘Ojo, no estoy dispuesto a que me pasen por encima; seré buena persona y muy leal, pero no estoy dispuesto a cualquier cosa’.

¿Le parece correcto hacerlo por la prensa?

Estas cosas no debieran pasar si es que hubiese una dirección clara. Se hace evidente que hay una falta de liderazgo.

¿Ganó alguien esta semana?

Todo Chile pierde con estas polémicas, porque revela que tenemos un gobierno bastante desenfocado, débil, desunido y eso hace mal al país. Aún queda un año para que llegue un próximo gobierno. Ha sido una mala semana; esperemos que no se repita.




VER ANTERIORES
  •   Av. El Golf 99, Piso 12 - 14
  • Las Condes, Santiago - Chile
  • (56-2) 2 495 8800
  • info@econsult.cl